Como instalar una nueva toma de corriente

Los aparatos eléctricos simplifican mucho nuestras labores cotidianas, por eso su número aumenta día a día en nuestras casas. Hasta el punto de que muchas veces no hallamos dónde conectarlos. ¡Y es que pareciera que nunca habrá suficientes tomas de corriente!

Pero no te preocupes, porque instalar nuevas tomas es una tarea bastante sencilla, que podrás realizar tú mismo siguiendo estos simples pasos.

Lo primero es asesorarte con un especialista en electricidad de que la potencia contratada en tu hogar es la que necesitas. Si conectas más aparatos de los permitidos, los interruptores saltarán y tendrás cortes de luz frecuentes.

Por otra parte, también es recomendable que un experto revise el trabajo final, para asegurarte de que todo funcione correctamente y evites complicaciones posteriores.

Pasos para instalar una nueva toma de corriente

Antes de comenzar asegúrate de tener a mano todos los implementos necesarios. Estos son: una caja base de tomacorrientes con su portada, un cincel de metal, masilla para rellenar agujeros, destornillador de electricista, alicates, navaja de carpintero, gafas protectoras, guantes protectores y un nivel. Para evitar riesgos, es importante que todo el material que utilicemos sea homologado y cuente con las garantías necesarias.

El primer paso es desconectar la corriente general de la casa. Luego, comprueba las conexiones eléctricas de tierra, el neutral y la corriente viva. Para hacerlo, deberás retirar la tapa de la toma de corriente, desatornillando la caratula.

Una vez retirada la tapa, puedes proceder a quitar la caja de la base de la pared. A continuación, coloca la nueva caja doble en el hueco de la pared. Si no calza correctamente o no entra, deberás ajustar el tamaño del agujero. Utiliza el nivel para comprobar que haya quedado completamente alineada.

Ahora ya puedes comenzar con el trabajo de cableado. Sé muy cuidadoso al realizar estas conexiones, pues de su correcta instalación depende el buen funcionamiento del enchufe.

Finalmente, coloca la tapa y ajústala con los tornillos que incluye el empaque. Si es necesario, repara cualquier agujero que hayas hecho en la pared con la masilla. Y listo, ¡ya tienes una nueva toma de corriente!

Conecta nuevamente la electricidad, para verificar su operatividad. Si los cables se han instalado correctamente, el circuito permanecerá encendido y no se producirán chispazos ni cortocircuitos. Comprueba que la toma de corriente funcione correctamente, enchufando una lámpara o cualquier aparato que tenga bajo voltaje.

Por último, es aconsejable que revises la toma de corriente con un medidor de toma de corriente. Un experto en electricidad, puede ayudarte con este procedimiento, que te permitirá estar seguro de que el nuevo circuito no está forzando la fuente de electricidad.

Si no te animas a realizar esta tarea, o si te has dado cuenta de que debes aumentar la potencia eléctrica contratada, puedes contactar a un experto, sin compromiso. Ellos te brindarán la asesoría necesaria y garantizarán que obtengas un resultado confiable y profesional. En Malasaña están a tu disposición las 24 horas del día, así que no dudes en llamarnos.